General

Pan de pienso para pájaros y un dátil envuelto en una gasa: lo que comen los niños en Gaza

Warda Mattar, una mujer palestina, alimenta a su recién nacido con dátiles, en lugar de leche, en medio de la escasez de alimentos y la falta de leche, en una escuela donde se refugian en Nuseirat en el centro de la Franja de Gaza. 25 de febrero 2024. R

Por Doaa Rouqa

DEIR AL-BALAH, Franja de Gaza, 26 feb (Reuters) – Después de sobrevivir con panes amargos hechos con pienso animal en lugar de harina, tres hermanos que huyeron de su casa en la ciudad de Gaza para refugiarse en una tienda más al sur se comieron una tarrina de halawa, una pasta dulce desmenuzable.

Seraj Shehada, de 8 años, y sus hermanos Ismail, de 9, y Saad, de 11, dijeron que habían huido en secreto para refugiarse con su tía en su tienda de Deir al-Balah, en el centro de Gaza, porque en la ciudad no había nada que comer.

“Cuando estábamos en la ciudad de Gaza, no comíamos nada. Comíamos cada dos días”, dice Seraj Shehada, mientras los tres niños se comen la halawa directamente de la bañera, con una cuchara.

“Comíamos comida para pájaros y burros, cualquier cosa”, dijo, refiriéndose a los panes hechos de granos y semillas destinados al consumo animal. “Día tras día, no esta comida”.

La escasez de alimentos ha sido un problema en todo el enclave palestino desde que el 7 de octubre comenzó la guerra entre Israel y Hamás, pero es especialmente grave en el norte de Gaza, donde las entregas de ayuda han sido más escasas durante más tiempo.

Algunos de los pocos camiones de ayuda que han llegado al norte han sido asaltados por multitudes desesperadas y hambrientas, mientras que los trabajadores humanitarios han informado de que han visto a personas delgadas y visiblemente hambrientas con los ojos hundidos.

En el centro de Gaza, la situación es ligeramente mejor, pero dista mucho de ser fácil.

En el campo de refugiados de Al-Nuseirat, justo al norte de Deir al-Balah, Warda Mattar, una madre desplazada refugiada en una escuela con su bebé de dos meses, le daba a chupar un dátil envuelto en gasa, a falta de leche.

“Se supone que mi hijo debe tomar leche cuando es recién nacido, ya sea leche natural o de fórmula, pero no pude conseguirle leche, porque no hay leche en Gaza”, dijo Mattar.

“Recurrí a los dátiles para mantener a mi hijo tranquilo”, dijo.

“UN PAN PEQUEÑO CADA DOS DÍAS”

En la tienda de campaña de Deir al-Balah, los tres hermanos dijeron que habían perdido a su madre, a otro hermano y a varias tías en la guerra. Se quedaron con su padre y su abuela y casi sin nada que comer, aparte de panes hechos con pienso para animales, dijo el hermano mayor, Saad Shehada.

“Era amargo. No queríamos comerlo. Nos obligaban a comerlo, un pan pequeño cada dos días”, dijo, y añadió que bebían agua salada y enfermaban y que no había forma de lavarse, ni de lavar la ropa.

“Vinimos a Deir al-Balah en secreto. No se lo dijimos a nuestro padre”.

La tía de los niños, Eman Shehada, cuidaba de ellos lo mejor que podía. Muy embarazada, dijo que había perdido a su marido en la guerra y se había quedado sola con su hija, una niña pequeña.

“No recibo la nutrición necesaria, por lo que me siento cansada y mareada”, explica.

Ni siquiera puede permitirse comprar un kilo de patatas.

“No sé cómo gestionar nuestros asuntos con estos tres niños, mi hija, y estoy embarazada, puedo dar a luz en cualquier momento”.

La guerra se desencadenó tras el ataque de combatientes de Hamás en el sur de Israel el 7 de octubre, en el que, según los recuentos israelíes, mataron a 1.200 personas y tomaron a 253 rehenes.

Israel, que ha prometido destruir a Hamás, ha respondido con ataques aéreos y terrestres contra el territorio costero, densamente poblado, que han matado a más de 29.700 personas, según las autoridades sanitarias de Gaza, enclave gobernado por Hamás.

La guerra ha desplazado a la mayoría de los 2,3 millones de habitantes de Gaza y ha provocado hambre y enfermedades generalizadas.

(Información de Doaa Rouqa; escrito por Estelle Shirbon; editado en español por Javi West Larrañaga)

Fuente

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button