General

Hamás sigue adelante con el diálogo para una tregua en Gaza pese a la ausencia israelí

Palestinos reunidos en el lugar de un ataque israelí, en medio del actual conflicto entre Israel y Hamás, en Ráfah, en el sur de la Franja de Gaza. 4 de marzo de 2024. REUTERS/Mohammed Salem

Por Nidal al-Mughrabi y Bassam Masoud

EL CAIRO/RÁFAH, FRANJA DE GAZA, 4 mar (Reuters) – Hamás declaró el lunes que seguía adelante con las conversaciones para garantizar un alto el fuego en Gaza a pesar de la decisión de Israel de no asistir, mientras que Washington parecía adoptar una postura más dura al exigir a su aliado Israel que alivie la difícil situación de los civiles.

Las conversaciones sobre la tregua, que comenzaron el domingo en El Cairo, se han presentado como el último obstáculo para establecer el primer alto el fuego prolongado durante los cinco meses de guerra, a tiempo para el mes de ayuno musulmán del Ramadán, que comienza el domingo.

Israel ha declinado hacer comentarios públicos sobre las conversaciones de El Cairo o sobre su decisión de no asistir. Una fuente había dicho anteriormente a Reuters que Israel se mantendría al margen porque Hamás había rechazado su petición de una lista con los nombres de todos los rehenes que mantiene aún con vida, información que los milicianos dicen que solo proporcionarán una vez que se acuerden los términos.

“Las conversaciones en El Cairo continúan por segundo día independientemente de si la delegación de la ocupación está presente en Egipto”, dijo un representante de Hamás a Reuters el lunes.

Washington, que es a la vez el aliado más cercano de Israel y uno de los patrocinadores de las conversaciones, dice que el pacto sigue estando cerca, ya que hay un acuerdo validado por Israel que solo necesita la aprobación de Hamás.

“Hamás afirma que quiere un alto el fuego. Pues bien, hay un acuerdo sobre la mesa. Y como hemos dicho, Hamás tiene que aceptar ese acuerdo”, dijo el domingo la vicepresidenta Kamala Harris. “Consigamos un alto el fuego. Reunamos a los rehenes con sus familias. Y proporcionemos ayuda inmediata a la población de Gaza”.

En un discurso que supone un aparente cambio de tono de la Administración del presidente Joe Biden hacia su aliado, Harris también utilizó un lenguaje inusualmente enérgico para pedir a Israel que haga más para aliviar la difícil situación humanitaria de la Franja de Gaza.

“La gente en Gaza se muere de hambre. Las condiciones son inhumanas y nuestra humanidad común nos obliga a actuar”, afirmó. “El Gobierno israelí debe hacer más para aumentar significativamente el flujo de ayuda. No hay excusas”.

Una fuente palestina cercana a las conversaciones rebatió la afirmación estadounidense de que Israel había aceptado el acuerdo de alto el fuego y Hamás lo estaba obstaculizando, afirmando que la postura parecía dirigida a desviar la culpa de Israel en caso de que las conversaciones fracasaran.

“La resistencia palestina, liderada por Hamás, ha mostrado la flexibilidad necesaria, pero al mismo tiempo está decidida a defender a su pueblo y lograr un acuerdo que sea aceptable para el pueblo palestino”, declaró esta fuente.

La propuesta que se está debatiendo consiste en un alto el fuego de unos 40 días, durante los cuales los milicianos liberarían a unos 40 de los más de 100 rehenes que siguen reteniendo a cambio de unos 400 detenidos en cárceles israelíes.

Las tropas israelíes se retirarían de algunas zonas, se permitiría la entrada de más ayuda humanitaria en Gaza y los residentes podrían regresar a sus hogares abandonados.

No obstante, el acuerdo no parece abordar directamente la exigencia de Hamás de una vía clara para poner fin definitivamente a la guerra. Tampoco resuelve el destino de más de la mitad de los rehenes restantes: hombres israelíes excluidos tanto de este acuerdo como de acuerdos anteriores que cubrían a mujeres, niños, ancianos y heridos.

Israel afirma que no pondrá fin a la guerra hasta que Hamás sea erradicada. Hamás dice que no liberará a todos sus rehenes sin un acuerdo que ponga fin a la guerra. Los mediadores han indicado que esperan superar el punto muerto con promesas de resolver otros asuntos en fases posteriores.

UN ATAQUE CONTRA RÁFAH MATA A UNA FAMILIA

La guerra de Gaza estalló después de que los combatientes de Hamás que controlan el enclave irrumpieran en Israel el 7 de octubre, matando a 1.200 personas y secuestrando a 253 rehenes, según los recuentos israelíes.

Desde entonces, Israel ha acordonado la franja costera, ha asaltado casi todas sus ciudades y la ha bombardeado desde el cielo. Las autoridades palestinas afirman que se ha confirmado la muerte de más de 30.000 personas y que miles de cadáveres no han sido recuperados. La mayor parte de la población se ha quedado sin hogar y, según Naciones Unidas, cientos de miles de personas se enfrentan a la hambruna.

Un acuerdo para detener los combates antes del Ramadán evitaría la amenaza de un asalto israelí a Ráfah, la última ciudad en el extremo sur de Gaza, donde más de la mitad de la población del enclave se refugia actualmente, la mayoría en tiendas improvisadas.

Los últimos días previos a la fecha límite han sido especialmente sangrientos. Los residentes han descrito intensos combates desde el sábado al norte de Ráfah, en Jan Yunis, la principal ciudad del sur, donde las fuerzas israelíes han publicado vídeos que muestran edificios destruidos por ataques aéreos.

En la propia Ráfah, los ataques aéreos contra viviendas han matado a familias cada noche mientras dormían. Al menos 14 cadáveres de una familia muerta durante la noche fueron depositados en un hospital de Ráfah el lunes por la mañana. Una de las bolsas de cadáveres estaba parcialmente abierta para que los llorosos familiares pudieran acariciar el pelo de un niño muerto.

El Canal 14 de noticias de Israel informó el lunes de que varios oficiales de la unidad del portavoz de las Fuerzas de Defensa de Israel (IDF) dejan sus puestos de trabajo, entre ellos el portavoz internacional jefe, el teniente coronel Richard Hecht. El canal dijo que la salida simultánea de un gran número de oficiales en tiempos de guerra era inusual.

El ejército negó las informaciones de los medios de comunicación de que el portavoz jefe, el contralmirante Daniel Hagari, había dimitido, pero no comentó directamente las informaciones de otros oficiales que dejaban la unidad.

“La Unidad del Portavoz de las Fuerzas de Defensa de Israel sigue cumpliendo su misión de compartir la verdad con transparencia y precisión, al tiempo que contrarresta la desinformación, incluidas las afirmaciones infundadas como estas”, dijo en un comunicado.

(Información de Nidal al-Mughrabi en El Cairo, Bassam Massoud en Rafah, James Mackenzie en Jerusalén y Jeff Mason en Washington. Redacción de Peter Graff, Timothy Heritage; editado en español por Tomás Cobos)

Fuente

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button