Economía

Diferencias salariales entre hombres y mujeres en Europa: ¿cómo se comparan los países para reducirlas?

Diferencias salariales entre hombres y mujeres en Europa: ¿cómo se comparan los países para reducirlas?  

La brecha salarial entre hombres y mujeres sigue siendo muy evidente en Europa. Varios indicadores muestran la desigualdad entre mujeres y hombres en muchos ámbitos, pero la vida económica es una de las áreas clave que más afecta a las mujeres.

A pesar de algunas mejoras en Europa, las mujeres siguen sufriendo brechas de género en lo que se refiere a salarios, participación en la población activa, empleo y posiciones jerárquicas en el lugar de trabajo.

Con motivo del Día Internacional de la Mujer (8 de marzo), una iniciativa anual promovida por Naciones Unidas para concienciar sobre las cuestiones de género, ‘Euronews Next (LON:NXT)’ desgrana los datos de estos principales indicadores para ofrecer una imagen más completa de la actual brecha de género.

¿Cuánto ganan menos las mujeres que los hombres?

La desigualdad salarial entre hombres y mujeres ha sido objeto de creciente debate en los últimos años. La brecha salarial de género no ajustada es un indicador significativo, que muestra la diferencia entre la media de los ingresos brutos por hora de hombres y mujeres, expresada como porcentaje de la media de los ingresos brutos por hora de los hombres.

No tiene en cuenta la educación, la edad, las horas trabajadas ni el tipo de empleo. Básicamente revela cuánto ganan las mujeres respecto a los hombres. En 2022, la brecha de género era del 12,7% en la UE. Esto indica que las mujeres ingresan de media 87,3 euros por cada 100 euros que ganan los hombres. En resumen, las mujeres necesitarían trabajar 1,5 meses más para compensar la diferencia.

La diferencia salarial entre hombres y mujeres varía considerablemente en la UE y en el bloque de la Asociación Europea de Libre Comercio (AELC). En 2022, superaba el 17% en varios países. Estonia presentaba la mayor diferencia salarial entre hombres y mujeres, con un 21,3%, seguida de Austria (18,4%), Suiza y Chequia (ambas con un 17,9%). Luxemburgo (-0,7%) fue el único país con una cifra negativa, lo que significa que las mujeres ganan ligeramente más que los hombres.

Aparte de Luxemburgo, Italia, Rumanía y Bélgica registraron la menor diferencia salarial entre hombres y mujeres, con menos del 5%. Entre los “Cuatro Grandes” de la UE, Alemania (17,7%) y Francia (13,9%) presentaban diferencias superiores a la media de la UE.

¿Se está reduciendo la diferencia salarial entre hombres y mujeres en Europa?

Uno de los objetivos de la Comisión Europea es reducir las diferencias salariales entre hombres y mujeres. ¿Ha habido alguna mejora en ese sentido? Los avances son constantes, pero lentos.

Entre 2012 y 2022, la brecha salarial entre hombres y mujeres se redujo en 3,7 puntos porcentuales (pp) en la UE, pasando del 16,4% al 12,7%.

La brecha salarial aumentó en seis países

En seis países, a saber, Eslovenia, Letonia, Polonia, Malta, Suiza y Lituania, la diferencia salarial entre hombres y mujeres aumentó, oscilando entre 0,1 y 3,7 puntos porcentuales.

Mejora significativa en España, Estonia e Islandia

España registró la mayor mejora de la diferencia salarial entre hombres y mujeres, con un descenso de 10 puntos porcentuales en este periodo, seguida de Estonia (8,6 puntos porcentuales), Islandia (8,4 puntos porcentuales) y Luxemburgo (7,6 puntos porcentuales). Alemania y el Reino Unido también registraron descensos considerables, de 5 y 4,7 puntos porcentuales, respectivamente.

¿Es mayor la diferencia salarial entre hombres y mujeres en el sector privado?

Sí, lo es. En 2022, la brecha de género era mayor en el sector privado que en el público en 21 de los 24 países europeos. Según Eurostat, la agencia de datos de la UE, esto podría deberse a que la retribución en el sector público está determinada en su mayor parte por tablas salariales transparentes que se aplican por igual a hombres y mujeres.

La diferencia salarial en el sector público sólo fue mayor en Portugal, Eslovenia y Finlandia. Chipre registró (-0,2%) una diferencia negativa en el sector público, lo que indica que las mujeres están mejor pagadas que los hombres.

Chipre también registró la mayor diferencia entre el sector público y el privado, con 19,7 puntos. Esta diferencia fue superior a 10 pp en cinco países, lo que sugiere que la desigualdad salarial entre hombres y mujeres es fuerte en muchos países.

Las mujeres ganan un 12,7% menos que los hombres en el sector privado alemán

Chequia registró la mayor diferencia salarial entre hombres y mujeres en el sector privado, con un 20,5%, seguida de cerca por Alemania (19,9%). Esto indica que las mujeres ganan de media 80 euros por cada 100 que ganan los hombres en el sector privado alemán.

¿Por qué ganan menos las mujeres?

Las razones de la diferencia salarial entre hombres y mujeres no son sencillas. Es algo más que la cuestión de igual salario por igual trabajo. Abarca un gran número de desigualdades a las que se enfrentan las mujeres en el acceso al trabajo, la progresión y las recompensas“, subraya la Comisión Europea.

Las principales razones son:

  • Segregación sectorial: Alrededor del 24% de la brecha salarial de género está relacionada con la sobrerrepresentación de las mujeres en sectores relativamente mal pagados, como los cuidados, la sanidad y la educación. En 2022, el 28% de las mujeres de la UE trabajaban a tiempo parcial, frente al 8% de los hombres.

  • Discriminación salarial: Las mujeres ganan menos que los hombres por realizar un trabajo igual o de igual valor en algunos casos.

  • Reparto desigual del trabajo no remunerado: Las mujeres trabajan más horas semanales que los hombres, pero dedican más horas al trabajo no remunerado, hecho que también puede afectar a sus opciones profesionales. Es mucho más probable que dejen de trabajar para ocuparse de niños y familiares. Por eso la UE fomenta el reparto equitativo de los permisos parentales.

  • El techo de cristal: La posición en la jerarquía influye obviamente en el nivel salarial. Por ejemplo, la profesión con mayores diferencias de retribución por hora en la UE es la de directivo: las mujeres ganan un 23% menos que los hombres.

Además de cobrar más que las mujeres, los hombres suelen ocupar puestos más altos que ellas. En 2021, las mujeres sólo representaban el 35% de los directivos de la UE.

Como muestra el gráfico anterior, la proporción de mujeres en este puesto no superaba el 50% en ningún país de la UE. Letonia (46%), Polonia y Suecia (ambos con un 43%) registraron las mayores proporciones, mientras que Chipre (21%), Luxemburgo (22%) y los Países Bajos (26%) registraron las menores.

Las mujeres tienen más estudios pero menos empleo

Todavía hay que tener en cuenta muchos factores para entender la diferencia salarial entre hombres y mujeres. En 2022, el porcentaje de mujeres con educación superior (37,1%), que incluye universidades, institutos y formación técnica, en la UE era claramente superior al de los hombres (31,4%).

La proporción de mujeres con educación superior supera a la correspondiente a los hombres en casi todos los países de la UE, excepto Alemania y Austria.

Sin embargo, la tasa de empleo de las mujeres (83,6%) era inferior a la de los hombres (88,9%) en la UE. Estas cifras demuestran, obviamente, que las mujeres tienen menos empleo aunque estén más formadas.

Los hombres tienen más empleo en todos los países de la UE

Entre las personas de 15 a 64 años, la tasa de empleo de los hombres en la UE era del 74,7% en 2023, superando a la de las mujeres (64,9%) en 9,8 puntos porcentuales. La tasa de empleo de los hombres era superior a la de las mujeres en todos los países de la UE, oscilando entre 0,3 puntos porcentuales en Lituania y 19,1 puntos porcentuales en Grecia. Turquía, país candidato, fue un caso atípico, con 34,6 puntos porcentuales.

Mejora la tasa de actividad, pero la diferencia sigue siendo grande

La tasa de actividad de las mujeres también fue inferior a la de los hombres en todos los países de la UE. En 2022, esta diferencia era de 9,9 puntos en la UE, según los datos de la OCDE. Esta cifra era de 16,6 puntos en 2002.

Aunque casi todos los países, excepto Rumanía, experimentaron mejoras para reducir esta diferencia en las dos últimas décadas, la diferencia entre hombres y mujeres en la tasa de actividad seguía siendo superior a 10 puntos en ocho países de la UE, entre ellos Rumanía, Italia y Grecia.

España, Malta y Luxemburgo registraron mejoras considerables en la reducción de la brecha de género en la participación de la población activa en las dos últimas décadas.

Fuente

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button